Divulgación

Guzmán el Bueno y su leyenda

Si preguntamos a cualquier persona nacida en el Campo de Gibraltar por Guzmán el Bueno, las respuestas sobre quién fue serán rápidas y ágiles. Su historia forma parte de la identidad colectiva de la comarca y está fuertemente asociada con la ciudad de Tarifa y su castillo. Las familias y las escuelas son las encargas de transmitir esta historia de generación en generación, manteniéndola viva y recordada. Normalmente se cuenta cuando se va a dar un paseo a Tarifa, si se es de otra ciudad, o incluso cuando se visita el castillo.

Guzmán el Bueno de Martínez Cubells

Guzmán el Bueno, obra de Martínez Cubells

Cuenta esa historia, a grandes rasgos, que Guzmán el Bueno, Alonso Pérez de Guzmán, defendía la ciudad de Tarifa del asedio de los musulmanes. Éstos tenían apresado a su hijo, y se presentaron ante las puertas de Tarifa para pedir la rendición de la ciudad. Mostraron al hijo de Guzmán el Bueno y amenazaron con matarlo si no les era devuelta la ciudad, y el propio Alonso Pérez de Guzmán les entregó su cuchillo para que lo mataran con él, porque prefería perder a su hijo que entregar Tarifa.

Como campogibraltareño, esta historia me la sé de memoria desde que soy pequeño, y siempre he tenido curiosidad sobre su veracidad. También he ido incorporando datos a ella con el paso de los años, como que fue el  fundador, de la casa nobiliaria de Medina Sidonia, que aún hoy existe. Mi sorpresa ha sido cuando este mes en la revista Historia de National Geographic, en la sección Personaje singular, hablan precisamente de él.

En ese artículo hablan de la vida de Alonso Pérez de Guzmán (1256-1309) y de cómo se gestó su leyenda. Explica las guerras y conflictos sucesorios entre Sancho IV el Bravo y su hermano el infante Don Juan (ambos hijos de Alfonso X, primer rey al que sirvió de Guzmán). También explica los servicios que prestó al emir Abu Yusuf, siendo así un mecenario cristiano al servicio de los musulmanes, que fueron en ayuda del rey Alfonso X por las contiendas que tuvo con su hijo el infante don Sancho (que luego sería rey y al que serviría).

El artículo, escrito por Manuel García Fernández, catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla, es esclarecedor sobre la autenticidad de la leyenda, que es cierta, aunque ha sido adornada en diferentes momentos por cronistas y poetas.

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Comentar

(Spamcheck Enabled)