El club de los emperadores

Cuando alguien escucha hablar por primera vez de la película El club de los emperadores piensa inmediatamente en El club de los poetas muertos y se pregunta: “¿será una copia?”. Luego, cuando ve que la temática también es sobre un profesor que trata de que sus alumnos se acerquen a una disciplina que tradicionalmente se suele considerar aburrida (la historia en lugar de la literatura), afirma: “es una copia”. Pero creo que esta es una visión muy superficial de la película.

Es cierto que ambas películas comparten estructura en su título en español, aunque no en inglés (The Emperor’s Club y Dead Poets Society), y que las dos hablan, en gran medida, de la enseñanza. Pero El club de los emperadores tiene algo muy diferente, y es lo que voy a tratar de explicar en este artículo.

El club de los emperadoresSe trata de una película que habla de la historia y de su importancia en la educación. Está ambientada en un elitista colegio masculino estadounidense, el St. Benedict, al que asisten alumnos que formarán parte de las élites políticas, económicas e intelectuales de su país. El protagonista de la película es el profesor William Hundert, quien imparte la asignatura Civilización Occidental, que trata los orígenes del mundo occidental: la Historia Antigua de Grecia y Roma.

Todo discurre con normalidad en sus clases, es un profesor admirado por la pasión que siente por la historia y por su dedicación en las clases. Pero llega un nuevo alumno, Sedgewick Bell, el hijo de un senador, que será quien hará cambiar el rumbo de la vida en el colegio. Es un chico rebelde, que desde el primer momento desafía al profesor Hundert, alterando el ritmo de las clases. Bell empieza a influir en otros alumnos, haciendo que también ellos cometan ‘trastadas’ nada habituales en un colegio como el St. Benedict. Pero lo más importante no es la falta de disciplina de Bell, sino su desprecio a las asignaturas y sus profesores, en especial a Hundert, que es en quien se centra la película.

Este artículo no pretende revelar los detalles de la película, pero sí es importante decir que el profesor decide enmendar a Bell demostrándole que es capaz de sacar buenas notas, y le induce el gusto por la historia animándole a participar en la competición anual del colegio, el club de los emperadores, en el que participarán tres alumnos de la clase, que se enfrentarán respondiendo a preguntas de Historia Antigua, para ver quién es el que más sabe sobre este periodo de la historia. Ser ganador de este concurso es un honor, y todos los alumnos se esfuerzan para participar.

El tema principal de la película, en mi opinión, es la esperanza. De toda la película se pueden extraer conclusiones de diverso tipo, desde aquellas relacionadas con la forma en la que se deben impartir las asignaturas hasta cuál es la verdadera labor de un profesor y la responsabilidad que estos tienen sobre sus alumnos.

Escrito por
Álvaro López Franco

Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social. Vicedirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, entidad académica que promueve la investigación en el ámbito geográfico del Campo de Gibraltar.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

2 comentarios
  • Hace poco que la vi de principio a fin y estoy de acuerdo en el análisis: puede parecer un clon de “El club de los poetas muertos” pero es distinta y debe verse como una cinta autónoma, aunque las comparaciones son inevitables. Por otro lado, yo tengo una crítica más centrada en el concepto historiográfico y cultural, pero es algo larga para exonerla por aquí.

  • Hola Fernan,

    Muchas gracias por comentar. Realmente nos encantaría que compartieras con nosotros tu perspectiva historiográfica y cultural de la película. Estoy seguro que servirá para que todos aprendamos algo nuevo y compartamos opiniones. Al fin y al cabo, es uno de los objetivos que tenemos en Descubrir la Historia. ¡Esperamos tus comentarios!

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)