La presencia militar estadounidense en España

El acercamiento de la España de los años 50 a Estados Unidos llevó al establecimiento de una serie de bases militares estadounidenses en territorio español.

Son habituales los ecos mediáticos sobre la presencia estadounidense en sus bases españolas, como hace unos años cuando se propuso el incremento de efectivos en la base militar de Morón de la Frontera (Sevilla) en, al menos, un 50%. Fue debido, principalmente, a la necesidad de la potencia norteamericana de incrementar su control sobre las zonas de influencia en África, donde ha empezado a debilitarse.

Estas decisión generan debates muy intensos. La presencia de EE.UU. se mantiene desde mucho tiempo atrás y responde a una política de colaboración entre España y Estados Unidos que hunde sus raíces hacia mitad del siglo XX. Es por ello que nos gustaría hablar de cuándo y con qué finalidad se entrega esta base militar al gobierno estadounidense.

La cuestión es que durante los años 50, España se hallaba políticamente aislada a nivel internacional como consecuencia de su apoyo al régimen de Hitler y el carácter hermético de la dictadura en sus primeras décadas. El paso del tiempo y la coyuntura económica llevarían a la necesidad de establecer relaciones económicas y alianzas con las potencias exteriores, en lo que supuso un gran giro de la política exterior franquista. Y es que, la actitud llevada a cabo hasta entonces le había valido la exclusión del famoso Plan Marshall, por el cual Estados Unidos prestaba apoyo económico a gran parte de los países europeos.

Vista aérea de la base militar de Morón de la Frontera

A partir de entonces, España va a llevar a cabo un acercamiento a los Estados Unidos aprovechando su postura común de oposición al sistema de la URSS, de manera que se van a empezar a elaborar una serie de relaciones diplomáticas que confluirían en una alianza militar y un acuerdo de colaboración con el Pacto de Madrid, en 1953, lo que supuso para España no sólo contar con un gran aliado sino empezar a mostrar otro cara al exterior, donde empieza a aceptar el régimen dictatorial e incluso se le permite entrar en la ONU poco tiempo después. Será en este contexto donde se ubique la cesión por parte de España de cuatro bases militares, como serían la naval de Rota y la aéreas de Torrejón de Ardoz (actualmente en posesión únicamente española),  Zaragoza y Morón, que actualmente está dando tanto de qué hablar. Este gesto no sería más que el reflejo de una política de colaboración y acercamiento entre España y Estados Unidos en un contexto en que la primera se veía obligada a acabar con la política autárquica y el rechazo de cualquier influencia exterior por el que hasta entonces se caracterizaba, ya que de seguir así podría haber llegado a una situación económica crítica.

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Acerca del autor

Miguel Vega Carrasco

Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: