Portada del programa Alienígenas del Canal Historia

¿Eso es un documental de historia?

Recuerdo que hace años me encantaba ver los canales temáticos de documentales que ofrecían algunas empresas de televisión por satélite. Ponían reportajes y documentales realmente interesantes, serios y con los que se aprendía mucho, a la vez que resultaban entretenidos. Con esa ilusión, decidí instalar en casa un paquete de canales que incluía muy pocos, pero entre ellos estaban los ansiados canales Historia y National Geographic Channel. Tardé muy poco tiempo en darme cuenta de que el canal de Historia, que era el que más ganas tenía de ver, ya no era igual que antaño. En el caso del canal de National Geographic no me siento, por el momento, defraudado.

Noté que en ambos canales había bastante contenido relacionado con la historia, a pesar de que el de National Geographic no está especializado en ello. Pero también percibí que en el canal de Historia no solo hablaban de historia, aunque eso, a priori, no es nada malo. También vi que había una notable presencia de espacios dedicados a la II Guerra Mundial, en especial, a la Alemania Nazi. Eso no me pareció algo negativo, ya que esa parcela de la historia me parece muy relevante, aunque hubiera agradecido que se diera la misma importancia a otros periodos.

Portada del programa Alienígenas del Canal Historia
Portada del programa Alienígenas del Canal Historia

El canal de Historia, en mi opinión, ya no es digno de llamarse así. Programas como Alienígenas (uno de ellos dedicado al Tercer Reich) hacen que este canal pierda toda su credibilidad. En la sinopsis especifican:

“Esta serie analiza 75 millones de años de indicios creíbles sobre la presencia extraterrestre en la Tierra. Dibujos rupestres de seres extraños, una sustancia similar al asfalto y elaborada con restos de seres vivos aún no identificados hallada en una pirámide egipcia, o los continuos avistamientos registrados en Estados Unidos son tan solo algunas de las sorprendentes historias que investigaremos”.

Además, en otros programas que, en principio, no tienen nada que ver con los extraterrestres, acaban hablando de ellos. Un ejemplo fue el documental dedicado a Fort Nox, uno de los depósitos de oro del Tesoro de Estados Unidos, en el que todo fue derivando hasta hablar de que había muchos avistamientos de OVNIS en la zona, porque el oro que supuestamente hay allí tiene muchos usos, y probablemente es codiciado por los alienígenas.

A mí me causa estupor ver cómo están proliferando cada vez más teorías y espacios en los medios de comunicación a estas teorías, que siempre tienen una estructura parecida. También tradicionales programas de radio que gozaban de gran popularidad entre la audiencia aficionada a la historia, como La rosa de los vientos, están empezando a dar espacio a estos asuntos de forma descarada.

La razón me parece obvia: es una forma sencilla de atraer público por el interés evidente que provoca el misterio. Es más fácil dar cabida a teorías fuera de la ciencia histórica que investigar en profundidad y explicar otros misterios, reales, y que dan a la historia la dosis de entretenimiento que muchas veces el público necesita. La historia es el estudio de nuestro pasado, ¿creen los editores de estos espacios que no hay suficientes historias interesantes que contar, con toda la intriga y misterio que quieran, pero sin entrar en propuestas absurdas y sin ninguna base científica? Me gustaría que recordaran que la realidad casi siempre supera a la ficción.

Escrito por
Álvaro López Franco

Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social. Vicedirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, entidad académica que promueve la investigación en el ámbito geográfico del Campo de Gibraltar.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)