Primer viaje a través del canal, en agosto de 1914

El origen del Canal de Panamá

Uno de los temas que está copando últimamente la mayoría de portadas y titulares de los medios de comunicación es el desacuerdo producido en torno a la ampliación del Canal de Panamá, ya que el consorcio internacional formado por las principales empresas encargado de construir y diseñar estas obras (el conocido como GUPC o Grupo de Unidos por el Canal, entre los que se encuentra la empresa española Sacyr Vallehermoso), ha dado marcha atrás y se ha mostrado reticente a continuarlas, en contra de lo que desea el gobierno panameño y la Autoridad del Canal de Panamá. Es así como se ha originado una situación de falta de entendimiento que ha llevado a unos y otros a posturas enfrentadas y que ha hecho necesario entablar una serie de negociaciones que aún se mantienen.

Y es que GUPC reclama el pago de los gastos adicionales derivados de la construcción de las nuevas esclusas del Canal para proseguir con ella, mientras que la ACP, rechazó esta exigencia, de manera que las obras podrían retrasarse si el primero cumple con su amenaza de paralizarlas hasta que se produzca el pago, lo cual podría posponer su finalización, planeada en un primer momento para este año, hasta al menos 2016.

Pero para comprender mejor esta situación, quizás sería interesante conocer el origen de esta infraestructura que tanto ha dado que hablar y cuyo papel económico ha sido determinante a lo largo de la Historia, ya que desde la época de Cristóbal Colón y el Descubrimiento se empezaron a buscar formas de atravesar América para pasar del Atlántico al Pacífico. Con el descubrimiento del Estrecho de Magallanes ya se ofrecían nuevas posibilidades, pero el viaje se hacía muy largo, costoso y peligroso, de manera que se empieza a vislumbrar la posibilidad de buscar otras alternativas. La idea de construir un canal que atravesara la zona de Panamá se empezó a gestar con el tiempo, sobre todo en el siglo XVII y XVIII, aunque no sería hasta el XIX y XX cuando adquiriese una mayor consistencia y se empezaran a llevar a cabo las primeras tentativas. Con el permiso del gobierno español, empresas francesas se encargarían de iniciar las obras para su construcción en 1880, aunque una serie de problemas de diversa índole obligaron a paralizar las obras pocos años después, con lo que el canal quedaría inconcluso.

Primer viaje a través del canal, en agosto de 1914
Primer viaje a través del canal, en agosto de 1914

En 1903, con la independencia de Panamá con respecto a Nueva Granada (la actual Colombia), el gobierno cede a los Estados Unidos los derechos de construcción y explotación del Canal, de manera que poco después de vuelven a iniciar las obras, concluidas finalmente en 1913 y cuyo primer uso se daría en 1914, con la travesía del barco de vapor Ancon. A partir de entonces, se producirían de forma paulatina una sucesión de protestas y reivindicaciones por parte de Panamá para volver a hacerse con el control de esta zona, sobre todo entre la década de los 60 y 70, lo que acabaría dando lugar a la cesión de la soberanía de esta zona al gobierno panameño, con la firma del Tratado de Torrijos-Carter en 1977. Años después, en 1999, se otorgará la administración de éste a la ACP, que fue la que propuso su apliación en 2006 y la que actualmente se encuentra litigando con las empresas del GUPC.

Como vemos, los enfrentamientos y conflictos desatados en torno al control y explotación de esta zona no son algo novedoso, sobre todo si tenemos en cuenta la importancia estratégica y económica de esta infraestructura, que permite salvar distancias que siglos atrás habían supuesto enormes contratiempos para la navegación y el comercio.

Escrito por
Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Miguel Vega Carrasco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)